QUICHÉ DE PUERROS

Es una receta para triunfar en una cena familiar, seguro que os preguntan que lleva, porque no va a saber a puerro, a mi me dijeron que si llevaba paté, pero era el jamón york lo que sabia jejej. Está buenísima, tanto caliente, como fría al día siguiente. Aunque parece que se tarda mucho no se tarda nada, yo la hago en tres cuartos de hora aprox


INGREDIENTES
Para la masa
3 vasos y medio de vino de harina
½ vaso de vino de gaseosa
½ vaso de vino de aceite de girasol
Una pizca de sal
Para el relleno
Un paquete de queso Emmental
Un paquete de jamón york (yo utilicé la del Dia)
3 vasos de vino de leche
1 puerro pequeño
3 cucharadas de harina
Una cucharada de mantequilla
Sal
Nuez moscada

PREPARACIÓN

Para la masa

En una cazuela se mezcla la gaseosa el aceite de girasol y la sal, y se vuelca en esta mezcla de un golpe el harina, y se mezcla todo bien, si hace falta se echa un poco más de harina, tiene que quedar como una especie de polvo, no pasa nada si queda un poco más gordo.


Se vuelca en el molde toda esta mezcla, se extiende bien, aunque al principio no parezca que va a haber para todo, tranquilos, porque al extenderlo bien si que habrá para cubrir todo el molde, se aplasta, y se mete al horno precalentado un rato a 170º por los dos lados.

Para el relleno
Se trocea el jamón york y el queso en trocitos muy pequeños por separado, que parezca desmenuzado, y se mezcla todo con un puñadito de pan rallado y se vuelve a mezclar todo y se reserva.



Ahora cogemos un puerro pequeño lo lavamos bien y se trocea, pero como yo no tengo thermomix y para la gente que tampoco tenga os digo como se hace, y como lo e echo yo. Haber se coge el puerro se lava y  lo ponemos a cocer con 3 vasos de vino de leche. Cuando esté cocido lo troceamos con la batidora.
Ahora hacemos la bechamel. Ponemos en un sartén una cucharada de mantequilla, cuando esté caliente se echa 3 cucharadas de harina, se deja freír un poco y se echa la leche con el puerro y después una pizca de sal y un poco de nuez moscada, y se remueve, no tiene que quedar muy espesa, tiene que quedar más liquida que la que hacemos para hacer croquetas, y se reserva.
Una vez echa la masa, se sabe porque cuando la tocamos no está blandita, y se vuelca la mezcla de queso y jamón york reservada anteriormente en la masa, y se vuelve a meter al horno para que se derrita el queso.


Cuando se haya derretido un poco se saca del horno, se vuelca la mezcla de bechamel y puerros, y se vuelve a meter por última vez al horno, que subimos un poco a 250º hasta que se tueste la bechamel.

Y FIN!! .

Espero que os guste. besos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada